Consejos para recuperarnos de los excesos del verano (físicos y mentales)

recuperarse excesos verano

Que los meses de verano están para descansar, o al menos para bajar el ritmo de trabajo, no lo niega nadie. El problema es que los descansos que nos tomamos implican, la mayoría de las veces, la ruptura con nuestra dieta saludable y con el régimen deportivo que llevamos en invierno. Y sí, también rompemos temporalmente con nuestro orden mental, admitámoslo.

Existen estudios que demuestran que solemos engordar una media de 1 a 3 kilos entre junio y agosto, y eso no sólo no ayuda nada de nada a la vuelta a la rutina sino que, además, hace que septiembre se convierta en un mes relativamente duro porque a la necesidad de meter en cintura nuestra mente, se une que también hay que darle caña a nuestro cuerpo. ¡Y luego hablan de la cuesta de enero!

Pero no tiene por qué ser así, porque lo cierto es que las rutinas, aunque cuesta establecerlas, nos hacen más felices. Sintiéndonos más ordenados nos sentimos mejor, más fuertes, más llenos de vitalidad… Y cuando nos cuidamos y nos alimentamos bien, además, nos vemos mejor y nuestro ánimo se vuelve más positivo. Así que, ¿qué excusas tenemos para no hacerlo? ¡Ninguna!

Aquí os ofrecemos unos cuantos consejos para afrontar la rutina de otra forma y entrar al otoño con buen pie. ¡Feliz transición!

  1. Dormir ocho horas diarias. ¿Obviedad? Sí, claro que sí, que lo sabemos todos de sobra ¿Pero lo hacemos? Como en verano hemos acostumbrado a nuestro organismo a necesitar menos horas de sueño, ahora cuesta un poquito obligarlo a descansar más, y durante más horas seguidas.  Y lo mejor para ello es acostarse tempranito.
  2. Hacer deporte al aire libre. Tanto en septiembre como en enero crece el número de inscritos a los gimnasios. ¡Los excesos del verano y de las navidades hacen que nos remuerdan las conciencias! Pero la diferencia es que septiembre todavía es un muy buen mes para practicar deporte al aire libre en lugar de encerrarse en el gimnasio. ¡Vamos! ¡Un, dos; un, dos!
  3. Comer muchas frutas y verduras. ¿Por qué no aprovechar que aún hace calor para atiborrarnos de ensaladas, gazpacho, frutas y verduras frescas? Aparte de tener mucho menos contenido calórico que las comidas de invierno, tienen muchísimas vitaminas y nos aportarán toda la vitalidad que necesitamos para la vuelta de las vacaciones.
  4. Organizar la casa y ordenar. ¡Qué pereza! ¿verdad? Sin embargo, ordenar nos ayuda a mantener nuestra cabeza clara y a rebajar la ansiedad de la ‘vuelta al cole’.
  5. Hacer planes y retomar la agenda. Una de las claves para lograr la felicidad, o al menos cierta tranquilidad, es tener siempre metas y objetivos. El llevar una agenda, y mejor aún si es física y no digital, nos ayuda a listar los objetivos de cada día, ya sean grandes o pequeños. ¡Y escribir a mano inspira!

Con estos cinco consejos estamos seguros de que la vuelta a la rutina se os hará muchísimo menos dura. ¡Y los kilos de más, fuera en un mes, como mucho!

¡Ah! Y recordad que el sol sigue pegando fuerte, y que si practicáis deporte al aire libre deberéis aplicaros un buen protector solar. Nosotros, claro, os recomendamos Varisun, que además de proteger nuestra piel de los rayos solares, protege también nuestra circulación.

Para obtener más información acerca de Varisun o saber dónde puedes adquirir el producto, no dudéis en visitarnos aquí.

¿Te apuntas a Varisun?