Cómo lograr nutrir bien nuestra piel tras las vacaciones

nutrir la piel

Con la exposición a los rayos solares, nuestra piel, que en verano lucía dorada y brillante, comienza en la entrada del otoño a adquirir un tono apagado. Eso se debe a que, aunque el sol tenga muchísimas vitaminas, también puede ser muy dañino, y para protegernos de sus rayos UVA/UVB es absolutamente necesario usar protección solar.

Pero aún si hemos sido buenos y nos hemos protegido muy muy bien con una crema con SPF alto como, por ejemplo, Varisun, el verano no perdona. ¿Por qué? Por el cloro de las piscinas y el salitre del mar, que resecan nuestra piel; porque dormimos menos durante los meses estivales; porque, también, nos alimentamos peor.

No hay, sin embargo, de qué preocuparse, porque igual que hay soluciones detox para nuestro organismo, también los hay para nuestra piel. He aquí algunos ejemplos de lo que debemos hacer para hidratarla muy bien de cara al otoño:

  • Exfoliarla muy bien con peelings no abrasivos. No más de dos veces por semana.
  • Seguir usando protección solar para salir a la calle, porque el sol, aunque está más flojo, aún pega.
  • Aplicarnos productos ultrahidratantes, a ser posible, por la mañana y por la noche.
  • Aplicarnos mascarillas hidratantes durante al menos un mes tras las vacaciones.
  • Beber toda el agua que podáis. Mínimo, un litro y medio al día.
  • Comer mucha fruta y verdura, ya que las vitaminas que contienen estos alimentos son fundamentales para garantizar la elasticidad de nuestra piel.
  • Y, aunque con la ingesta de algunas frutas y verduras ya solucionamos las carencias de vitaminas C y E, nunca está de más usar productos cosméticos que contengan ese tipo de antioxidantes.

Y hablando de cuidados de la piel, aunque no sólo específicos de verano, recordad que siempre es buena idea proteger las venas varicosas y la circulación, para lo cuál, os recomendamos siempre el uso de Varisun.

Y para cuando entre el invierno… ¡Shhhh! ¡Que eso aún no lo podemos decir! 😉